lunes, 2 de agosto de 2010

CLUB ANTITAURINO CACERENO

EL TITULO DEL POST ES: "CLUB ANTITAURINO CACEREÑO". Es que blogspot se come las eñes, ¡leñe!, ¡coñe!



BUENO de todos es sabido y conocido, ya, que el Parlament de Catalunya, aprobó la prohibición de las Corridas de Toro en los territorios estatutarios que les corresponde, tras escuchar y oir, atender, las opiniones de Taurinos y Antitaurinos, tras una Iniciativa Legislativa Popular que consiguió entrar en dicho foro parlamentario tal propuesta.

Image and video hosting by TinyPic

Se ha escrito, hablado, opinado y dicho mucho sobre el tema. Que si muchos diputados catalanes votaron por cuestiones identitarias antiespañolas, que si el debate ha sido contaminado por esas actitudes y no por la de derogar el sufrimiento animal....

Yo opino que la Iniciativa popular estuvo guiada por derogar y dejar ya de lado, la fiesta taurina, en la que un animal es sometido a tormento para la diversión del público asistente y fama del torero. Luego se han sumado los que ven en las corridas de toros, una expresión de españolidad (españa, sol, flamenco, toros, siesta y tortilla).

La afición a las corridas en Catalunya ha ido a menos, y, sí ya era un espectáculo residual socialmente, y además cruel.

Yo antes era taurino, vamos, que tampoco iba a las plazas, y en la tele veía algo. No considero que sea menos patriota español porque no me gusten, de forma, fanática las corridas (de toros). Este debate que ha implicado a tantos sectores y segmentos de la sociedad española y catalana me ha hecho reflexionar y llegar a mis propias conclusiones:

  • Hubo reyes y papas que prohibieron las corridas de toros en sus momentos. Por lo tanto no hay sospecha de que ser antitaurino sea ser antiespañol.
  • Las corridas de toros, si, forman parte del acervo cultural de Buena parte de España, del sur de Francia, de Portugal ( a su manera), y de países como México, Colombia, Perú...
  • La palabra TRADICION me chirría, la tradición como expresión o reflejo de algo INAMOVIBLE, inmutable, perdurable, de por sí, no me gusta en nada. No creo en la Tradición, sino en la Revolución y en la Evolución. Asi que pienso que está de más, muy de más , atribuir una Tradición a las Corridas de Toros, a la española.
  • Escuchadas las opiniones de los científicos, los veterinarios , los entendidos en animales, creo que el toro en la lidia sufre, es sometido a trato sangriento, destinado a mermar sus fuerzas y a ser presa fácil para su muerte , mediante estoque, por el torero. Esas puyas, esas banderillas, esos estoques...
  • La cultura actual tiende a ser respetuosa con los animales, a darles un trato digno. Como seres evolucionados que somos los humanos, nos da grandeza el tratar a nuestros inferiores con respeto.
  • Si la intención de los animalistas, de muchos o pocos de los que promovieron la iniciativa antitaurina en Catalunya, es que prohiban, de seguido, el sacrificio de animales para el consumo humano, los zoos, y cualesquiera explotación social de los animales para el disfrute humano vitalmente necesario, lo rechazo y reniego. Que no se pasen. El pollo frito está exquisito, el cochinillo asado delicioso, la pechuga de pavo jugosa y el paté de pato cuando lo pruebe (auténtico) ya os diré.
  • La antes denominada , y por algunos ahora también, "Fiesta Nacional", no lo considero tal. No reprenta a España, que seamos uno de los países donde más se hace y donde más profesionales del ramo y materia prima nace no significa que deba representar a todos los españoles,as, o a España como nación. Además... ¡pero si hay que pagar para ir a una corrida de toros!, pues de nacional nada.... Es un espectáculo culturalmente arraigado, pero de carácter comercial, empresarial. Como el circo o como el teatro. Y que me perdonesn los payasos y los actores.
  • Las corridas de toros no han mutado, evolucionado, en sus maneras, y accciones en ?siglos?. Toreo del toro, puyas al toro de un tipo a caballo, clavada de 6 banderillas en su lomo, toreo, cansancio, y estoque final, y si falla, muerte por apuñalamiento en la nuca de remate. He visto algún reportaje de tv sobre los turistas japoneses que iban, expectantes, a las plazas de toros, a ver que era eso, y se iban llorando, ante el sangriento espectáculo, ante la primera gota de sangre.
  • Este debate y prohibición para cualquiera con dos dedos de frente es claramente un aldabonazo: o se evoluciona las corridas de toros a expresiones y acciones menos sangrientas, nada sangrientas, o esa 'fiesta' acabará prohibiendose allá donde aún sigue arrastrando algunos miles de seguidores. Mi solución: si definen a la tauromaquia como un arte, pues que se haga para lucir la agilidad del torero. Un toro que es toreado, donde el maestro pueda lucirse con su capote. Nada de puyas, banderillas que se claven y se caigan, toros de menos peso, cuernos afeitados, en vez de 20 minutos que sean 45, que salga a media corrida un rejoneador sin rejones, para cansar al toro sin herirlo, de paso se luce, y luego nada de muerte en la plaza. Luego ya se sacrifica al toro como a cualquier res, en privado, en un matadero. Y el rabo para el estofado.
  • Por supuesto deben prohibierse todas esas fiestas, tan peculiarmente brutales, de pueblos y pueblichos, donde se saca a una res, vaquilla o toro, para que sea el juguete de los borrachos de la fiesta y los niñatos de turno. Menudo entretenimiento acosar, golpear, quemar, herir, pinchar y tirar al mar a una res.
  • El tufillo machista y machote de las corridas de toros , ahora que recuerdo, me hacen dar otro punto para el No a las corridas. Recordamos a la torera Cristina Sánchez , de breve y fugaz carrera, que fue boicoteada por los más afamados toreros y por parte de la afición. En el siglo XX y XX! que alguien vete a una mujer en cualquier profesión debe ser condenado a la categoría de friki, como mínimo.
  • España no se rompe porque se prohiban las corridas de toros. España es un estado culturalmente plural. España no es el flamenco, ni los toros, ni el sol. Tan española es la sardana, como los arurreskus, la butifarra, la paella, el gazpacho, las vieiras, la jota, las sevillanas, la torta del casar, la ensaimada, los churros, la fabada o el mojo picón, el cava,el rioja, el albariño o el vino de pitarra extremeño. La aceptación de las corridas de toros va en declive, y no por motivos identitarios regionalistas o separatistas, simplemente por la crueldad y sanguinolencia asociada a tal evento. O se modifica y se transforma o acabará siendo algo extinto como La Santa Inquisición, El Garrote Vil o la persecución del adulterio.


Nada, que opino que los Toreros son muy valientes, pero que sino evoluciona este espectáculo está condenado a su prohibición o a su extición por falta de clientela.

YA NO SOY TAURINO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario